[vc_row][vc_column][vc_column_text]

El cultivo del aguacate se conoce en Michoacán (México) como el oro verde. Se podría asemejar al tesoro de Moctezuma, la promesa de ingentes cantidades de oro y joyas con las que Moctezuma II quería agasajar a Hernán Cortes. Aquello quedó en agua de borrajas por las revueltas en Tenochtitlán, que provocaron la huida de los conquistadores la Noche Triste, el 30 de junio de 1520. Éstos se dejaron su orgullo, y uno de los mayores tesoros de la historia. En sucesivas campañas, con nuevos asedios, se mantuvo la esperanza de encontrar el ansiado tesoro que nunca más fue reunido.

En el caso del aguacate (o palta, como se conoce en Sudamérica), ha sido un verdadero tesoro que sí ha sido descubierto. Con una producción de 997.629 t., según la Secretaría de Agricultura, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), México es el principal proveedor mundial, con una cuota de mercado del 45,95%. Los principales destinos de exportación son Estados Unidos, Japón y Canadá

[/vc_column_text][vc_column_text]Grasas saludables

La llamada en su momento “mantequilla de los pobres”, la pasta de palta o aguacate, se ha convertido en un alimento de máxima actualidad por sus grasas vegetales saludables. Ensayos clínicos publica- dos en el Journal of the American Heart Associaton (JAHA) con dietas incluyendo aguacate han mejorado las cifras de colesterol sanguíneo.

Pero no es oro todo lo que reluce en el país azteca. El éxito de éste cultivo ha tenido una repercusión negativa en el estado de Michoacán, que ha sufrido deforestaciones furtivas para desarrollar nuevas plantaciones de aguacate, incendios y cortas ilegales, que provocaron la pérdida de 600-1000 ha de bosque (Instituto Nacional de Investigaciones Forestales Agrícolas y Pecuarias, INIFAL). Tal es su éxito, que está siendo incluso objetivo de interés y de control por parte del crimen organizado.

[/vc_column_text][vc_single_image image=”1837″ img_size=”large”][vc_column_text]Europa no es ajena a este auge mundial. Los datos de importación han alcanzado una cifra récord en 2017, con 486.063t. (Comtrade) que serán superados por la cifras de éste año. La demanda europea —un kilogramo por persona/año— está en crecimiento, pero lejos aún de los tres kilogramos por persona/año que supone la media en EEUU. Esto lo hace un producto muy interesante para los agricultores del viejo continente.

España, con una superficie cultivada de 11.500 ha —de los cuales 10.500 están en la Axarquía malagueña y en la costa de Granada y el resto en Canarias—, arroja una producción que no cubre ni el 10% de la demanda.

Con unas condiciones idóneas para su cultivo, una demanda creciente y un precio de mercado atractivo, la problemática principal a la que se enfrenta es la falta de agua. Y precisamente esto es lo que puede suponer una oportunidad si acercamos el foco a nuestra comunidad: debido a las limitaciones hídricas en las zonas de producción, se ha planteado experimentar en nuevas regiones del territorio español, en particular, Galicia y Asturias.

En el sur de Pontevedra, en O Rosal, ya se ha plantado la primera explotación de aguacate de Galicia, con una superficie de 3 hectáreas. Y en Asturias existe otra, en la costa oriental, en la rasa costera de Ribadesella, con una superficie similar. De forma experimental y sin muchos datos de cultivo, se instala a pocos kilómetros del histórico Aguacatón de Porrúa una de la primeras plantaciones de la provincia, de variedad Haas y con ganas de implantarse y crecer.

El aguacate o Persea americana, es un árbol de origen centroamericano del que se cultivan tres razas: mexicana, guatemalteca y antillana. Los cultivares mexicanos resisten mejor el frío y su cultivo se ha extendido por muchos países con clima subtropical sin heladas, especialmente sus zonas costeras.

[/vc_column_text][vc_column_text]Características

Las flores del aguacate son poco llamativas. Para atraer polinizadores cuenta con tres nectarios con los que las abejas producen una miel oscura con un sabor particular que está amparada por marcas de calidad en las provincias de Málaga y Granada.

Son especies monoicas, los pies tienen flores machos y hembras a la vez, sus flores se abren un día como hembras y al día siguiente como machos, de manera que no pueden fecundarse a sí mismas: una pregunta recurrente de los aficionados a la jardinería que tienen en sus jardines inmensos árboles y que esperan pacientemente verlos alguna vez fructificar. Es necesario que tengan cerca otro aguacate de una variedad distinta, cuyas floraciones sean complementarias.

Si se ha producido una polinización adecuada, en poco tiempo, con el aumento de peso, doblará el peciolo y el fruto adquirirá el aspecto de un testículo. De ahí su nombre ahuácatl en el dialecto azteca náhuatl, al igual que ahucamolli, que proviene de ahuácatl (aguacate) y molli (mole o salsa). Los árboles adquieren un porte de más de 20 metros, algo menor en las variedades injertadas, lo cual facilita su manejo, que supone una de las dificultades técnicas de su cultivo.

Este cultivo subtropical se incorpora a los tradicionales cítricos que de forma atávica se cultivaban en los huertos de las zonas costeras al abrigo del frío nordeste y con orientación sur, para combatir el escorbuto de los marineros. En el caso del aguacate son razones de una rentabilidad “reluciente”.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]