[vc_row][vc_column][vc_column_text]La calabaza es una hortaliza muy versátil y de agradable sabor, y es ahora, entre finales de septiembre y octubre, cuando los agricultores deberían estar recogiendo el fruto. Pero no es así, ya que la climatología adversa durante la época de siembra echó por tierra casi toda la producción. Los agricultores estiman que esta temporada hubo un 70% menos que la pasada. Francisco José Pérez Martínez es uno de tantos agricultores que cada año plantan calabaza. Ha perdido la mayor parte de su cosecha. “Llovió mucho en primavera, época en la que tenemos que preparar la tierra para plantar y eso retrasó la siembre”, indica este agricultor que tiene sus tierras en Bendición. “Y después, en julio, también vino con mucha lluvia y acabó por estropear toda la cosecha”, añade.[/vc_column_text][rs_blockquote cite=”Francisco José Pérez Martínez”]Llovió mucho en primavera, época en la que tenemos que preparar la tierra para plantar y eso retrasó la siembre[/rs_blockquote][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][rs_video_block video_url=”https://www.elcampoylamar.com/wp-content/uploads/2018/09/revistaCampoymar_calabazas.mp4″][/vc_column][/vc_row]