[vc_row][vc_column][vc_column_text]Avilés es una ciudad en constante reconversión. No desarrolla una geometría lineal en su crecimiento, sino una disposición de bucles o lazos. Una ciudad con un pasado marinero y agrícola, con un presente industrial. Y con un futuro en el sector agroecológico esperanzador.

Avilés es una ciudad compleja en lo paisajístico, que esconde un centro histórico maravilloso rodeado por un cinturón de industria pesada, y con una calle -Galiana- que fue entrada de los productos de la huerta de Grado. Una entrada porticada, con huertas en sus patios y contrapuesta al barrio marinero de Sabugo.

Y es que el sector agrícola fue el que propició la primera revolución industrial en la villa, con la instalación de una de las primeras azucareras tras la pérdida de las colonias de Cuba y de su lucrativo negocio de la caña de azúcar, u a los altos aranceles que se impusieron.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_gallery interval=”3″ images=”2032,2033,2034,2035″ img_size=”medium”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

La pujanza de este sector hizo que se desarrollaran azucareras en Villaviciosa, Veriña, Pravia, Lieres y Villalegre-Avilés. El desarrollo fue efímero, ya que se pasó en dos años de una situación de desabastecimiento de azúcar a una crisis de sobreproducción. Estos desajustes pusieron en entredicho la viabilidad de estas fábricas.

El sector agrícola primario que concentraba la población campesina en Llaranes, a finales del siglo XIX, sufrió una transformación definitiva con la instalación de las grandes plantas productivas de acero y aluminio, que sacudieron y casi anularon el sector agropecuario.

El peso del sector agrario en Avilés es, hoy en día, casi residual: un 0,7% de valor agregado bruto es el porcentaje que aporta la agricultura y pesca al total de Avilés.

Emerge la agricultura ecológica \\ En la actualidad, la ciudad se vuelca en una proyección con un marcado carácter de sostenibilidad. Y en el sector agrícola, a pesar de los ratios tan bajos, surge con fuerza un movimiento de agricultura ecológica, que contradice con estadísticas favorables un sector con poco peso en la economía.

Dentro de un marco de concienciación medioambiental, y gracias a las iniciativas empresariales, emerge un movimiento tan dinámico como lo es la comarca, y al amparo de grupos de consumo se aumenta la producción ecológica (Evolución agricultura ecológica, SADEI, 2002-2016).

Existe una doble dificultad. En primer lugar, porque se trata de un porcentaje muy bajo en relación con la economía total de la zona. Y, en segundo, porque se presenta como alternativa a un modelo productivo tradicional, en el que prevalece como sistema de producción agraria el modelo intensivo.

Las explotaciones agroganaderas pueden tener en este modelo ecológico una ventana de futuro con un mayor retorno, ya que ofrecen un producto de mayor valor añadido, que cumple las expectativas de un cliente que demanda un producto de calidad diferenciada. Una oferta basada, además, en un modelo de producción que limita el uso de fitosanitarios y productos de síntesis, y que puede poner en valor un modelo doblemente resiliente.

¿Ofrece un modelo de futuro sostenible? Los datos de producción ecológica demuestran que sí, pues hay un crecimiento del número de explotaciones y productores ecológicos

Y dado que hay una demanda cada vez mayor de productos ecológicos, es una oportunidad de desarrollo local, por la preferencia por los productos de temporada y de kilómetro cero o de cercanía. Y una oportunidad para el sector primario en la comarca. España lidera la producción ecológica, que ha crecido más de un 12% según los últimos datos oficiales (MAPAMA).

En Avilés destacan los grupos de consumo “El paxu verde” y “Libélula huerta”, que apoyan la promoción de proyectos y productos de su entorno. Otra iniciativa destacable es La Escuela de Agricultura ecológica (la Bioescuela) gestionada por Cáritas, que además ofrece la formación e integración en técnicas agrícolas ecológicas.

Los productores amparados por COPAE han encontrado también en los modelos de asociacionismo una forma de dar a conocer su producción y abrir mercados, en definitiva una forma de reinventarse.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”2/3″][/vc_column][vc_column width=”1/3″][vc_empty_space][vc_column_text]Por
Joaquín Cimadevilla Duarte (Ingeniero Agrónomo)[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]