Escribe algo para buscarlo

La Fiesta de la Vendimia, el mejor escaparate para el vino de Cangas

Compartir

L a Fiesta de la Vendimia de Cangas del Narcea nació hace 17 años coincidiendo con el reconocimiento de la denominación Vino de la Tierra de Cangas y sus normas reguladoras para los caldos elaborados en la zona. La Junta Local de Hostelería supo ver en ese momento el potencial de la tradición vitivinícola de Cangas del Narcea y rescató la cultura ancestral del viñedo y la producción del vino para convertirlo en una fiesta que en todos estos años ha conseguido consolidarse y convocar a centenares de visitantes en la villa del Suroccidente durante el puente del Pilar, que en esta edición coincide los días 11, 12, 13 y 14 de octubre.

“Desde un principio creímos en ello, siempre pensé que la Fiesta de la Vendimia en Cangas iba a tener un gran éxito y la prueba está en cómo nos siguen en otros sitios”, apunta Raúl Teimil, uno de los impulsores de la fiesta y actual Cofrade Mayor de la Cofradía del vino de Cangas. La cita nació entonces como una forma de recrear la vendimia que se había practicado durante décadas en las laderas del valle del Narcea y que a punto había estado de desaparecer a finales del siglo XX, hasta que en 1997 se crea la Asociación de Productores y Elaboradores del Vino de Cangas (APROVICAN) para impulsar y conservar la producción vinícola. Pronto pasó a convertirse en el principal escaparate de promoción para los vinos cangueses.

La presidenta de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Vino de Cangas, Beatriz Pérez, reconoce, sin dudas, que la Fiesta de la Vendimia es “el acto promocional más importante del año para los vinos de Cangas; son unos días en los que la gente viene a vernos y viene hasta Cangas por el vino”.

Quienes están en la primera línea de los festejos notan que cada vez son más numerosos los visitantes que llegan del resto de Asturias e incluso de las regiones limítrofes atraídos por el vino. “A día de hoy, todavía viene gente sin saber de qué se trata, sin creerse que en Asturias hay vino”, apunta Raúl Teimil.

Un desconocimiento con el que intenta acabar, en parte, la Fiesta de la Vendimia, que da la oportunidad a los visitantes de probar el vino de Cangas servido por los propios elaboradores en el stand de la DOP, en el centro de la villa, así como de acercarse a conocer las bodegas y los viñedos. “En la DOP sabemos que es el momento más importante, la oportunidad de darnos a conocer y aunque nos coincide en plena época de vendimia intentamos estar presentes el mayor tiempo posible y organizar catas, visitas a bodegas y concursos”, señala Beatriz Pérez, que considera que el gran éxito de la fiesta radica en que es un evento de día en el que hay actividades para toda la familia.

El acto principal del programa es la pisada tradicional de la uva, que se realiza el sábado día 13, a las 19.00 horas, en el patio del Ayuntamiento cangués. Se mantiene desde los inicios de la fiesta y continúa siendo su atractivo más destacado. Su fin es recordar las vendimias de antaño, en las que los vendimiadores bajaban cantando de las viñas con lo recogido, que se pisaba con los pies descalzos al llegar a la bodega. “La vendimia era una auténtica fiesta, cuando se terminaba el trabajo había una merienda para celebrar la cosecha, porque el agricultor está durante todo el año muy preocupado y pendiente por el fruto y no descansa hasta que lo recoge”, rememora Teimil. Una tradición que a pesar de los avances también sigue muy presente en las bodegas modernas. “La esencia de la fiesta es el vino y lo que le rodea, la pisada representa tradición e historia, se mantuvo en las casas durante años y tiene un valor cultural que es lo que hace que funcione”, añade Beatriz Pérez, que recuerda que la vendimia en la zona continúa realizándose a mano, por lo escarpado del terreno que impide la mecanización del viñedo, situación que le otorga el nombre de heroica a la viticultura que se realiza.

Un mercado por el centro de la villa canguesa, catas de vinos organizadas por la Denominación de Origen, la celebración del Gran Capítulo de la Cofradía del Vino, las jornadas de puertas abiertas en el Museo del Vino, situado en el barrio de Santiso; así como las visitas a bodegas y las actividades infantiles relacionadas con la vendimia, completan un amplio programa de actividades que se van sucediendo durante los cuatro días que abarca la Fiesta de la Vendimia y que convierten a Cangas del Narcea en la capital del vino.

EL PROGRAMA.

Catas de vino, mercado, pasacalles y música forman parte del programa de la Fiesta de la Vendimia de Cangas del Narcea, punto de encuentro para vecinos y turistas llegados de todos los rincones de Asturias y de España. Y es que en el Principado también hay vino, el que se hace en Cangas y que cuenta con Denominación de Origen Protegida.

Uno de los puntos fuertes del programa llega el viernes 12, con la inauguración oficial de la fiesta y la entrega de la Cepa de Oro a Antón Chicote. Además, la trayectoria de Manuel Álvarez será distinguida. Miguel Ángel Pérez recibe otra distinción especial, en el patio del Ayuntamiento, por su colaboración con la Junta Local de Hostelería.

El momento más esperado cada año de la Fiesta de la Vendimia llega el sábado cuando se celebra la pisada tradicional de uva. Se celebra, además, en un escenario noble, el engalanado patio del Ayuntamiento, por el que pasan cientos de personas deseosas de conocer y participar de cómo se hace el vino.

Concursos de dibujo y talleres para todas las edades llenan un programa pleno de actividades para una fiesta marcada en el calendario.

Texto redactado por Demelsa Álvarez

Etiquetas

Quizás te guste

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies