Escribe algo para buscarlo

Tractores, un riesgo controlado

Compartir

Extremar la precaución y un correcto mantenimiento de la maquinaria son las claves para frenar el incremento de accidentes relacionados con el uso de maquinaria.

El sector agrícola suma cada año varios centenares de accidentes graves a la estadística general de los sucesos que se producen en España. En 2017 fueron 348 graves y 43 mortales, a estas alturas del año. A estas cifras hay que sumar los miles de accidentes leves y aquellos que ni siquiera llegan a declararse. Hasta septiembre, unos 26.000 en toda España. En Asturias, 361 en ese mismo periodo.

Entre los accidentes que se producen en el sector primario, destacan, por su gravedad, aquellos derivados del vuelco de la maquinaria. Distintos organismos públicos han hecho estudios e impulsado acciones para afrontar una problemática que crece y que se agrava por los factores de la tarea realizada y por el envejecimiento del parque de vehículos. Cada año se producen en España unos dos mil vuelcos, con varias decenas de personas fallecidas recogidas por las estadísticas oficiales y, seguro, algunas más que no aparecen. Conocer los riesgos para extremar la precaución parece buena receta.

En un estudio elaborado por la Jefatura Provincial de Tráfico en Asturias, la Consejería de Agroganadería del Principado, la Inspección Técnica de Vehículos, el Instituto Asturiano de Riesgos Labora- les y Corporación Alimentaria Peñasanta (CAPSA) en 2014 se señalaba que “los tractores causan más accidentes de tráfico con daños personales que el resto de vehículos, siendo el incumplimiento de las normas de prioridad de paso la principal causa de accidentes entre tractores y otros vehículos”.

Además, se destacaba que, en España, “el vuelco del tractor es el primer motivo de mortalidad en los accidentes de maquinaria agrícola”.

Las noticias sobre vuelcos de maquinaria se repiten de forma recurrente en los medios de comunicación. La tipología de sucesos, además, provoca que las consecuencias de este tipo de accidentes suelan revestir especial gravedad. Tanto desde el punto de vista sanitario -muerte, lesiones graves o muy graves-, como económicas -gastos médicos, reparaciones, desaparición de la fuente de ingresos-.

Tampoco hay que obviar tampoco las repercusiones sociales o penales que pueden conllevar.

La información y la formación de los trabajadores en el uso seguro del tractores se presenta como prioritaria para conseguir una reducción en el número de accidentes. Las nuevas tecnologías, además, pueden colaborar en esta tarea preventiva.

En esta línea, el proyecto Seguridad Vial Rural impulsado en su día por las citadas instituciones, proponía diversas medidas para mejorar las condiciones de seguridad vial en el medio rural asturiano.

Cabe destacar la información recopilada en un decálogo, en el que se ofrecía una lista de asuntos a tener en cuenta y las medidas preventivas relacionadas. Desde el vuelco del tractor propiamente dicho hasta la necesaria revisión mecánica o la homologación de elementos de seguridad. También se incluyen consejos sobre circulación (incorporaciones, giros, posición en la calzada, velocidades mínimas y máximas…) y uso de la maquinaria: acoplamiento de remolques, manejo de cargas…

Etiquetas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies